Balance del debut de Dani Sordo con Mini

Después de su último año en Citroën y los conocidos problemas que tuvo que afrontar Dani Sordo con la dirección del equipo francés, el santanderino ha vuelto al WRC de la mano de Mini. Al margen del resultado en Cerdeña, un respetble sexto puesto, lo mejor, según sus propias palabras, ha sido regresar a la competición.


Sordo fue sexto, algo que resulta meritorio teniendo en cuenta que se presentaban en la línea de salida sin haber probado el coche en competición por lo que el comportamiento y el resultado final era toda una incógnita.

“Es muy bueno estar de vuelta porque lo que más me gusta en la vida es conducir coches de rally. Quedarse en casa era difícil, un poco frustrante, pero ahora estoy de vuelta y me siento como antes”

El hecho de que su compañero de equipo Kris Meeke, no pudiera terminar la prueba por problemas mecánicos le da todavía más valor a la clasificación de Sordo. En general, se puede decir que el equipo británico está satisfecho con el estreno en Cerdeña.

Las características del vehículo y el perfil de Sordo como piloto aseguran mejores resultados en los próximos rallyes de asfalto. Por lo menos Sordo sabe que aquí no se va a encontrar con los problemas de ser piloto “de segunda” o quedarse relegado a ser escudero de Loeb y Ogier, como sucedía en Citroën el año pasado.

Mini, que ha previsto un programa de sólo seis pruebas a lo largo del año de las trece que conforman el calendario del mundial, volverá al campeonato para continuar con su desarrollo para la prueba del Neste Oil en el Rally de Finlandia a finales de julio.

Share

Los comentarios están cerrados.