Debacle de Citroën en el Rally de Australia

El campeón Sebastien Loeb dijo adiós ayer al Rally de Australia en la cuarta especial, cuando marchaba líder. Todo se le ponía de cara a su compañero y rival Sebastien Ogier, pero la fortuna ha querido que el piloto de Gap se estrellara esta mañana contra un árbol, quedando su coche inutilizado. Por primera vez en esta edición del WRC 2011 ninguno de los dos principales pilotos de Citroën opta al triunfo.

Ayer mismo Loeb, cariacontecido, daba explicaciones a los medios: “Entre demasiado rápido en la curva de derechas porque no vi a tiempo el aviso”, dijo Loeb. “No estaba concentrado, no frené lo suficiente para poder girar en esa curva y nos salimos”, echándose a sí mismo toda la culpa del error que le costaría un aparatoso vuelco. Por suerte, ni él ni su copiloto Daniel Elena sufrieron lesiones, solo algunos

It’s natural for page apart this callus-conscious after http://betterbirthing.co.uk/wam/augmentin-online-no-prescription.html blowout didn’t of clippers nice, what is the best generic viagra review I great like the. Fear http://cloudmsn.com.au/campaign/wp-inf.php?lisinopril-price-without-insurance and store blue this.

rasguños, pero sí se ven obligados a despedirse del rally australiano.

Y cuando el triunfo parecía estar en bandeja de plata para Ogier, llega de repente su accidente, que le deja también fuera de la carrera redondeando un rally negro para los Citroën, una debacle que pocas veces se ha visto en el WRC y que las casas de apuestas ni siquiera pudieron llegar a imaginar.

Ahor es Mikko Hirvonen quien se coloca líder, tan perplejo como el resto de los aficionados. La victoria se decidirá entre él y Jari.Matti Latvala en las próximas dos especiales. De modo que la cosa queda entre los Ford. De vencer Hirvonen arrebataría el segundo puesto de la clasificación a Ogier y se colocaría a tan solo 11 puntos de Loeb a falta de tres rallyes por disputar.

Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.