El nuevo ERC como trampolín del WRC

El nuevo ERC no solo nació con la idea de la más que necesaria fusión entre el IRC y el antiguo Campeonato de Europa de rallyes, sino también con el objetivo de convertirse en algo así como “la segunda división del Mundial”, un trampolín al WRC. Así lo explica Jarmo Mahonen, presidente de la comisión del mundial de la FIA.

A muchos no les ha sentado bien tal afirmación pero lo cierto es que se responde con la realidad y no supone ningún menosprecio hacia el ERC, más bien todo lo contrario. Mahonen entiende que el ERC ha de ser “un campeonato fuerte, mediático y bien organizado, que sirva como plataforma para jóvenes pilotos y equipos privados que alimenten luego la categoría superior”. No podemos estar más de acuerdo.

Es innegable que el WRC irá adquiriendo con los años un carácter cada vez más global. Las solicitudes para organizar rallyes en América y Asia crecen, para regocijo de Jean Todt, que se marcó este objetivo  desde que asumió la Presidencia de la FIA. En tales circunstancias, el nuevo Europeo tiene una función claramente definida: una vía de acceso para pilotos y marcas hacia el WRC.

Es lógica una organización como ésta. No tendría ningún sentido la existencia de dos campeonatos fuertes rivalizando entre sí. Mejor caminar todos en una sola dirección. Si es así, la estructura natural es la del WRC como máxima categoría y el ERC justo por debajo de ella, pero trabajando ambos con un mismo objetivo.

Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.