El proyecto de Citroën para 2012: llega Hirvonen, se va Ogier

Con el campeonato de fabricantes en el bolsillo y el octavo título mundial de Sebastien Loeb, sin tiempo para festejos Citroën prepara ya su proyecto de cara al 2012: el fuchaje de Mikko Hirvonen, hasta ayer el gran rival de Seb, y la marcha definitiva, por otra parte anunciada y ameses atrás, de Sebastien Ogier.

El finlandés será el segundo piloto del equipo rojo las dos próximas temporadas. Su presentación oficial en la sede de Satory no ha podido celebrarse ya que, como explicó Olivier Quesnel, el acuerdo que vincula al piloto de Jyväskyla con Ford no expira hasta el 31 de Diciembre. Por tanto, deberá esperar al 1 de Enero de 2012 para poder lucir los colores de su nueva marca.

Hirvonen pone fin a su etapa de cinco temporadas en Ford y “cambia de bando” para pasar a ser el segundo piloto de la marca francesa, por detrás de Loeb. Un extremo que ha quedado bien claro para evitar conflictos como el que padecieran en su día Dani Sordo o este mismo año Sebastien Ogier.

El de Gap, como estaba previsto, deja de ser piloto de Citroën después de un año marcado por sus continuas desavenencias con la dirección técnica del equipo y por la guerra abierta que le ha enfrentado con su tocayo ocho veces campeón del mundo.

En defensa de Ogier, hay que decir que nadie puede cuestionar su buen rendimiento, méritos de sobra para que fuera al menos considerado su ascenso a piloto principal del equipo, o al menos con las mismas ventajas que Loeb. Como sabemos, Ogier aceptó a regañadientes su situación de segundón a la espera de ocupar el puesto de Loeb cuando éste se retirara, tal y como estaba previsto, a final de esta temporada.

Los dias previos al Rally de Alemania Loeb firmó la renovación con Citroën y Ogier, que se sintió engañado, rompió la baraja. Ya sabemos lo que sucedió allí y la guerra interna que se desató en el seno del equipo. Su salida estaba cantada.

Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.