En recuerdo a Henri Toivonen 25 años después

El 2 de mayo de 1986, durante la disputa del Rally de Córcega, hace hoy exactamente 25 años, un desgraciado accidente acabó con la vida del piloto finlandés Henri Toivonen y su copiloto, el norteamericano Sergio Cresto. Este suceso supuso además el final de una época ya que provocó la prohibición definitiva de los vehículos del Grupo B por parte de la FISA.

A Toivonen la pasión por los rallyes le venía por herencia, ya que su pader Pauli también había sido piloto. Antes del accidente que truncaría su carrera y su vida cuando solo tenía 29 años, había conseguido vencer en tres rallyes con Lancia y Talbot: dos veces el de Gran Bertaña y una evz el de Montecarlo. Muchos aseguraban que este sensacional piloto fruto e la inagotable cantera de Finlandia se perfilaba como el futuro campeón del mundo de rallyes, algo que por desgracia nunca se podrá demostrar.

Hoy hace exactamente 25 años el Lancia Delta S4 de Toivonen cayó por un precipicio del trazado corso, chocó contra un árbol, y el depósito de gasolina, teóricamente indestructible al haber sido fabricado en en kevlar y titanio, estalló convirtiendo el vehículo y a los dos hombres que había en el interior en una gran bola de fuego. Cuando llegaron los servicios de emergencia, alertados por algunos espectadores que habían presenciado el accidente, no había nada que hacer.

Pilotos como Toivonen y otros vivieron la llamada “época dorada” de este deporte, pilotando los legendarios coches el Grupo B, esas máquinas de correr que anteponían la potencia a la seguridad de los pilotos. El accidente de Córcega lo cambió todo en el mundo de los rallyes que, en opinión de algunos viejos aficionados, se convirtió en un espectáculo más aburrido, aséptico y frío. Tal vez sea cierto, pero lo daremos por bueno si se pueden evitar tragedias como la del Toivonen.

Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.