Grecia desata la guerra entre Volkswagen y Citroën

Era cuestión de tiempo, solo hacía falta una chispa para encender el fuego entre Volkswagen y Citroën, los dos equipos que, después de una década victoriosa de los franceses a la sombra de Loeb, luchan por la hegemonía en esta nueva etapa del Mundial de Rallyes. Y la chispa ha llegado en Grecia, a raíz de una reclamación de Citroën contra los alemanes en el Rally Acrópolis.



Se trata de una reclamación contra los tres Volkswagen Polo de Latvala, Ogier y Mikkelsen basada en la acusación de utilizar una batería de repuesto mientras los coches permanecían por la noche en el parque cerrado, queja que en un primer momento fue rechazada por un defecto de forma, que fue admitida una vez éste fue subsanado.

Las deliberaciones fueron largas y finalmente  los comisarios decidieron desestimar la reclamación del equipo Citroën y mantener el resultado final del rally sin descalificar a los vehículos alemanes, como pedía el equipo de Yves Matton. A pesar del desenlace, nadie quedó contento: los franceses por creer que no se había hecho justicia y los alemanes por sentir que su rival había intentado ganar el rally por otros cauces no deportivos.

Lo cierto es que se trata de una situación que no se producía en el WRC desde 1990 cuando Toyota reclamó contra Lancia tras el Rally de Monte Carlo y que ha tensado hasta el límite la relación entre Citroën y Volkswagen. Muchos medios hablan ya de “guerra abierta”.

Los mismos medios explican que pilotos, mecánicos y técnicos de ambos equipos apenas se dirigen la palabra y que cuando lo han hecho ha sido para hacerse amargos reproches unos a otros. La realidad es que parece que el equipo galo no lleva nada bien el fin de su reinado y el probable triunfo de Sebastien Ogier con VW esta temporada.

 

Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.