Nacional de Asfalto: el inesperado “divorcio” de Pons y Moya.

Era un rumor que llevaba circulando desde el pasado Rallye de Ourense y ahora finalmente se confirma: Luis Moya abandona su puesto dentro de la estructura de Xevi Pons y RMC en el Nacional de Asfalto. Los puntos de vista divergentes que mantenían Xevi y Luis sobre diversas cuestiones han causado el “divorcio'” definitivo entre ambos.

La cuerda estaba muy tensa y acabó por romperse durante las semanas previas al Rallye de Ourense. Moya estaba en contra de correr esa prueba, alegando que las características del rally condicionaban las posibilidades de que Pons mejorara los resultados que había conseguido hasta la fecha. En cambio, el piloto de Manlleu no compartía esta opinión, todo lo contrario: nada más proclamarse vencedor del Rally Rías Baixas, manifestaba su intención de volver a luchar por la victoria en Ourense, donde consiguió el pasado año su primera victoria en el Nacional de Asfalto cuando, tras la salida del equipo de Sergio Vallejo.

Algunas personas del equipo aseguran que se vivieron discusiones bastante subidas de tono entre piloto y copiloto. El equipo se había dividido entre quienes se obstinaban en participar en Ourense y los partidarios de declinar su presencia en esta prueba, argumentando que con el nuevo sistema de puntuación (el cual divide el campeonato en dos mitades de cinco rallyes, pudiéndose descontar un resultado de cada una) podrían ahorrarse la participación en un rally sin que esa ausencia significase un perjuicio en la general del campeonato.

Tal vez esto último era lo má lógico, pero como piloto de competición que es, Xevi Pons solo pensaba en correr y se puso a trabajar junto a Roberto Méndez para poder estar en la salida del rally con el Ford Fiesta S2000. Aquello no agradó a Luis Moya, que ni siquiera acudió a la prueba (ahora ya sabemos por qué).

Ahora, sin el coruñés en la estructura del equipo, a Pon se le presenta una papeleta complicada en el tema presupuestario. Una posible solución para sería ponerse al volante del Porsche 911 GT3 con el que disputa el Regional Catalán su suegro, Josep Mª Salvans. Antes de acudir a “la familia” Pons prefiere intentar recabar la confianza de los patrocinadores, pelear por el campeonato hasta el final y conseguir su primera corona en el Nacional de Asfalto al volante del Ford Fiesta S2000 de RMC.


Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.