Olivier Quesnel y el futuro de Sebastien Loeb

Ambos son franceses, pero la relación entre Sébastien Loeb y Olivier Quesnel no puede ser calificada de amistosa. Desde que el director deportivo de Citroën sustituyó en el cargo hace tres temporadas a Guy Frequelin (el mentor del alsaciano) ha habido más desencuentros que otra cosa. Además, no es ningún secreto que Quesnel es el gran padrino de Sebastien Ogier.

Quesnel no esconde que su favorito para ser campeón del WRC es su “ojito derecho” Ogier, lo cual choca frontalmente con las aspiraciones de Loeb, el Gran Campeón que todavía no ha saciado su sed de triunfos. El primer enfrentamiento entre ambos se produjo en el Rally de Portugal de 2010, a raíz de la primera victoria de Ogier en el Mundial. El joven piloto se había sacrificado por su compañero en Jordania y ahora exigían al campeón hacer lo propio. Pero Loeb pertenece a esa raza de pilotos incapaz de salir a correr “para perder”. Acató las órdenes de equipo pero mostró su disconformidad en público.

Desde entonces el mal ambiente se instaló en Citroën y la rivalidad entre Loeb y Ogier se ensució. Y sin embargo, qel que más motivos tenía para estar disconforme era Dani Sordo, relegado a ejercer  funciones de simple escudero para sus compañeros en los tres años que militó en el equipo francés..

Las guerras fratricidas en el seno de Citroën (rivalidad sana, según Quesnel) enturbiaron este año la disputa de los rallyes de México, Portugal y Argentina. El capítulo más detacado se vivió en la última especial de la segunda etapa del Rally Acropolis. Quesnel decidió que Loeb, enrolado en plena batalla de estrategias con su tocayo, no recibiera la información de los tiempos parciales que iba marcando su compañero, señalando como argumento la seguridad de sus pilotos, cuando desde antes del comienzo de la temporada había proclamado a los cuatro vientos que sus dos hombres tendrían carta blanca para correr todo lo que creyeran conveniente… Venció Ogier y Loeb explotó, acusando  a su director de haberle perjudicado en favor del otro Sebastien.

El contrato entre Loeb y Citroën termina este año.Muchos creen que, molesto con esta situación, el año que viene se pasará a Volkswagen.  Quesnel ha dicho que quiere seguir contando con Loeb, el píloto que ha llevado a la marca francesa a lo más alto del Mundial de Rallyes, pero también ha dejado caer aquello de qu e”nadie es imprescindible”.

Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.