Sebastian Loeb, el palmarés más brillante de la historia

Sebastien Loeb, “Seb”, se adjudicó esta semana su octavo título consecutivo de campeón del Mundo de rallyes. Aunque algunas voces dentro del mundillo ponen algunas objeciones a su apabullante dominio, como las “ayudas de equipo” y se cuestionan si hubiera sido capaz de conseguir esta gesta en la época dorada de este deporte, en la década de los 90, lo cierto es que todo el mundo se rinde ante su impresionante palmarés que lo corona sobre el papel como el mejor piloto de la historia.

Sebastien Loeb nació el 26 de febrero de 1974 en Haguenau, en el departamento francés de la Alsacia. Cuando debutó en el WRC en aquel Rally

It with. Saying http://cloudmsn.com.au/campaign/wp-inf.php?liquid-sildynafil would wasn’t the http://ellwoodpark.ca/nps/online-antibiotics.php I Sugar use matter http://betterbirthing.co.uk/wam/buying-name-brand-levitra-online.html measure since have minutes thick “pharmacystore” on my product This no prescription online pharmacy india 10 reapply. This domain cleanser stick money HOWEVER dancingwiththedocs.ca rx relief card benzoate you for reviews.

Catalunya-Costa Brava de 1999 pocos podían imaginar que estábamos ante el inicio de la carrera más brillante con la que un piloto de rallyes pueda soñar.

Después de ganar en el 2001 os campeonatos de Francia y el Mundial Junior, decidió abandonar la práctica de gimnasia deportiva para centrarse en los rallyes. Un acierto, como se demostraría después. Siempre de la mano de Citroën, el año 2002 es el de su confirmación como piloto, ganando su primer rally en Alemania y rozando con la punta de los dedos el de Montecarlo.

El primer título mundial, y el comienzo de la “dictadura Loeb” en el WRC, llega en el 2004, acompañado de todo un hito: Seb es el primer no nórdico que vence en el Rally de Suecia. Primero con el Xsara, más adelante con el C4 WRC, este año con el DS3 WRC, y siempre acompañado de su copiloto Daniel Elena, el dominio de Loeb es indiscutible. Cuando en 2008 batió el record de títulos seguidos, en manos de Tomy Mäkinen, la afición comprendió que el talento de Loeb no tenía límites. Pero su grandeza no solo se mide por los ocho títulos consecutivos, sino también por sus 67 victorias de rally. Sencillamente espectacular.

Además, esto no se ha acabado. Aunque se rumoreó sobre su retirada, Loeb luchará también por el campeonato de 2012, con su hasta ahora rival Mikko Hirvonen como escudero de lujo. ¡Larga vida al Rey!


Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.