Sigue la guerra civil en Citroën: Loeb acusa a Ogier de “manchar su imagen”

Si quedaba algún ingenuo que pensara que las diferencias entre los dos pilotos de Citroën Sebastien Loeb y Sebatien Ogier, se habían limado definitivamente, unas nuevas declaraciones han venido a incendiar la paz ficticia dentro del equipo galo.

El episodio más tenso de la rivalidad entre ambos pilotos tuvo lugar en el pasado Rally Acrópolis, con una segunda parte durante la disputa del Rally de Alemania. Recordémoslo: Ogier rodaba en una posición óptima para llevarse el triunfo en la prueba cuando Quesnel dictó las “órdenes de equipo” que obligaban a Ogier a entregar la victoria a su compañero y vigente campeón.

Ogier vivió aquello como una verdadera afrenta personal y decidió desobedecer, pilotando “en rebeldía” y batiéndose un tramo tras otro con Loeb, que acabaría derrotado tras un pinchazo. Se rompía la imbatibilidad de “Seb” en Trier después de ocho años de dictadura, desatando la guerra interna en la marca francesa. “Justicia deportiva” lo llamó el de Gap.

Las hogueras parecían estar apagadas, al menos de cara a la galería, hasta que este lunes Loeb habló para el diario deportivo francés L´Équipe “Algunos de los comentarios de Ogier en Alemania me molestaron bastante. Dijo que yo había pedido ser protegido. Ogier manchó mi imagen, después de que yo siempre he sido cortés cuando he hablado sobre sus dotes”. Aunque luego intentó matizar sus palabras diciendo en la Red que el asunto estaba cerrado y que solo los periodistas estaban por la labor de crear un conflicto donde ya no hay nada, el daño estaba hecho.

La versión oficial de Citroën fue que la rivalidad entre los dos pilotos se resolvió tras unareunión que mantuvo la cúpula del equipo con cada uno de ellos. Tal vez lo que haya calmado los ánimos es la certeza de que Ogier ya tiene decidido su salida del equipo al final de este año.


Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.