Tragedia en el Rally de Balagne, Córcega

De nuevo nos toca transmitir la peor de las noticias: la de una víctima mortal en un rally, en concreto la 14ª edición del Rallye de Balagne, que se corría el pasado fin de semana en la isla de Córcega. En el kilómetro 27 del primer tramo de la prueba, el piloto francés de André Francisci perdía la vida tras salirse de la carretera y golpear su vehículo duramente contra una gran roca.

Sucedió cerca de la población de Santa Reparata di Balagne, situada al noroeste de esta isla mediterránea.  En un primer momento André Francisci salió del coche por su propio pie, pero acto seguido se desplomaba en el suelo, inconsciente.

Su copiloto, que no había sufrido lesiones graves en la colisión, intentó reanimarlo desesperadamente sin éxito. La organización reaccionó con rapidez: primero llegaron las ambulancias llegaron y después el helicóptero que evacuaría al piloto herido a un hospital cercano, donde falleció de un paro cardiaco. Tras conocer la noticia, la prueba fue suspendida.

Se cierra así un año negro para el mundo de los rallyes en este sentido. En esta web hemos tenido que contar sucesos tan trágicos como el del fallecimiento de Georg Plasa en Italia este verano durante la Subida al Rieti, la muerte de dos espectadores en noviembre durante la disputa del Rally Condroz-Huy en Bélgica y el espeluznante atropello de seis espectadores en la Subida a Udana en el País Vasco en primavera. Sin olvidar el tremendo golpe que la muerte de Marco Simoncelli en Sepang asestó a todos los aficionados al motor.

Es curioso que Córcega hay sido tantas veces escenarios de terribles accidentes y muertes de pilotos. Este año sin ir más lejos el propio Ari Vatanen, que pilotaba el coche cero en el Rally de Córcega de la IRC, se llevó un buen susto. En las mismas carreteras en las que el mítico Henri Toivonen y su copiloto perdían la vida en 1986.


Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.