WRC: Previo Rally Acrópolis 2011

Tras un año de ausencia, regersa el Rallye de los Dioses, una de las pruebas míticas del campeonato mundial: el Rally Acrópolis, siempre exigente para máquinas y pilotos debido a sus complicados tramos y a las altas temperaturas. Nuevos itinerarios y especiales nocturnas son algunas de las novedades de esta edición.

La de 2011 será la 57ª edición del rally griego, cuya base estará en la localidad costera de Loutraki, 90 kilómetros al oeste de Atenas, que ya fue la base en el 2009, todo un éxito entre los pilotos y aficionados. Los pilotos se las tendrán que ver con tramos rocosos y un calor asfixiante.

Tras la ceremonia inaugural del jueves en Atenas, la acción del viernes se desarrollará al norte de Loutraki, donde tres de las seis especiales se disputarán cerca del Monte Kallidromon. Después del tramo de Thiva, se diputará la especial de Elatia, el tramo más largo del rallye. El itinerario del sábado está formado por tres tramos a repetir dos veces al oeste de Loutraki, donde habrá un total de tres asistencias. La asistencia final será de noche, lo que marca un retorno al viejo formato del Rallye Acrópolis para garantizar un mayor espectáculo, además de añadir más presión a los pilotos. El último día se correrá otra vez  al norte de Loutraki.

El favorito es el de siempre: Sebastien Loeb, siete veces campeón del mundo, que llega a Grecia con la seguridad de haber ganado las dos últimas pruebas de Italia y Argentina. Sin embargo, cabe recordar que última participación del francés en Grecia acabó en abandono tras un espectacular accidente el segundo día de la prueba.

Por otra parte Mikko Hirvonen logró la victoria la última vez que el WRC visitó Grecia y Sebastien Ogier consiguió subir al podio. Hirvonen, que desde su victoria en la prueba inaugural de Suecia está missing, confía en los esperanzadores resultados obtenidos en un test desarrollado en Grecia el mes pasado.



Share

Deja un comentario

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.